Cine y Libros

PELÍCULAS / Siete días y una vida

goliath games
Alguien dijo una vez: “Vive cada día como si fuera el último pues un día lo será”. ¿Te has preguntado alguna vez lo que harías si supieras que te quedan 7 días de vida? Sería terrible saber el día y la hora exacta de tu propia muerte, o igual sería tu salvación pues podrías intentar cambiar el rumbo de tu vida y tal vez así burlar al destino.
Angelina Jolie, con una imagen muy distinta a la que nos tiene acostumbrados en los últimos años, interpreta en esta película del año 2002, Siete Dias Y Una Vida, a Lanie Kerrigan, una fríbola reportera de un canal de TV de Seattel. Ella está convencida de que tiene una vida perfecta, un trabajo perfecto y un novio perfecto (un conocido jugador de Béisbol tan superficial como ella), pero su vida da un giro radical cuando un día, haciendo un reportaje a un vagabundo que dice ser Profeta, este les dice varias cosas que van a pasar, entre ellas una predicción que va dirigida a ella y que asegura que morirá en 7 días, o sea el próximo jueves. Lane no le da importancia pensando que es una broma pesada del cámara, Pete Scanlon, con el que no se lleva bien a pesar de que tuvieron una aventura en el pasado. Pero cuando ve que las dos primeras profecías se cumplen, el miedo se apodera de ella hasta tal punto que llega a creer firmemente que va a morir. En ese momento se da cuenta de lo vacía y superficial que fue su vida hasta ahora e intenta encontrarle sentido dejando a un lado lo superfluo y dejándose llevar por los sentimientos. En esos momentos de angustia tiene una acercamiento con Pete y después de pasar un día juntos se dan cuenta de que siguen enamorados, que lo que tuvieron tiempo atrás fue más que una aventura. Pete le ayuda a cambiar, a ser mejor persona,  y Lane empieza a encontrarle el sentido a su vida. Pero el destino es implacable  y el día señalado a la hora señalada por Jack (El Profeta), una bala que no iba destinada para ella se cruza en su camino y la hiere gravemente, aunque milagrosamente Lane se salva.

Aunque todo esto del sentido de la vida pueda parecer un tema demasiado trascendental para una comedia romántica lo cierto es que nos puede hacer pensar que muchas veces vivimos tan absortos en conseguir cosas banales que nos olvidamos de lo esencial, de vivir, de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida que al fin y al cabo son las más grandes. Lane cambió el lujo y la fribolidad por los sentimientos, vivió cada día como si no hubiera un mañana y se salvó, pero en el fondo El Profeta no se equivocó, pues aunque aquel día no murió si que lo hizo la parte de ella que no sabía vivir.

 

Déjanos tu email
Te mantendremos informado de todas las novedades

Y serás el primero en enterarte de concursos y promociones exclusivas.

micolet
A %d blogueros les gusta esto: