Cine y Libros

PELÍCULAS / “Nunca es tarde para enamorarse”

goliath games
El amor no siempre llega con fuegos artificiales, a veces llega sin hacer ruido, suavemente, tan suavemente que ni te das cuenta hasta que ya estás enamorado hasta la médula. A veces, el destino hace que dos almas solitarias se encuentren en el camino para convertirse en una sola. ¡Son tantas las frases con las que podríamos definir esta película! Una pequeña joya del cine tan real como sencilla, real por sus protagonistas, dos personas maduras que se encuentran en el momento más crucial de sus vidas; sencilla, porque las mejores historias son las historias sencillas, las que no se complican con cosas innecesarias.
Harvey Shine (Dustin Hoffman), un neoyorkino maduro que compone música publicitaria, está pasando un mal momento tanto profesional como personal. De repente, durante un viaje a Londres, donde va para asistir a la boda de su hija, conoce a Kate (Enma Tompson), una mujer inglesa que roza los 50 cuya vida es bastante anodina y triste. Y pronto se establece entre ellos una relación que puede cambiar sus tristes y solitarias vidas.

Este es un filme con un encanto especial, el encanto que suelen tener las cosas más sencillas, de estos muy agradables de ver y que te hacen disfrutar al máximo. Una película que nos propone que hay que aprovechar las oportunidades que te brinda la vida ya que pueden ser las últimas.
Nunca es tarde para enamorarse” es simplemente una historia de segundas oportunidades, o tal vez de últimas. Lo mejor sin duda, Dustin Hoffman y Enma Tompson en la plenitud de sus vidas y de sus carreras, con un feeling entre ellos que traspasa la pantalla. Lo peor, se hace corta.
Apetece de vez en cuando ver una película así, tan real, tan verdad, sin adornos ni florituras. Aquí no hay cuento de hadas, ni fuegos artificiales, no sobra ni falta nada, tiene lo justo: Dustin y Enma paseando por las calles de Londres, por lugares maravillosos de esa ciudad, otro aliciente más de esta película; Kate y Harvey conociéndose, charlando, abriendo sus corazones, enamorándose lentamente, sin apenas darse cuenta. Dos personas maduras desencantadas de la vida que se encuentran, se enamoran y se vuelven a ilusionar. No hay más, y es que nunca es tarde para encontrar el amor ni nunca es tarde para volver a vivir.

 

Déjanos tu email
Te mantendremos informado de todas las novedades

Y serás el primero en enterarte de concursos y promociones exclusivas.

micolet
A %d blogueros les gusta esto: