Cine y Libros

PELÍCULAS / “El otro lado de la puerta” / Estreno de terror

goliath games
Se dice que el cine de terror ya no es lo que era, que ya no tiene la misma fuerza ni la misma calidad.¿Es qué ya está todo dicho en el cine de terror? ¿Está todo ya demasiado exprimido? ¿No hay ideas nuevas? Todo nos hace pensar que sí. Solo hay que ver que las películas de este género que más éxito tienen son los remakes de películas antiguas que en su momento arrasaron pero que nunca llegan a igualar. Si volvemos la vista atrás y recordamos películas como “El exorcista”, “El resplandor”, “Polstergeist”, “La semilla del diablo”, y un largo etcétera, y damos un repaso a la cartelera de la última década, ya no queda ninguna duda, algo pasa con el cine de terror.
“El otro lado de la puerta”, del director Johannes Roberts, no cuenta nada nuevo, lo nuevo es el escenario. Rodada en la India, ese exótico país, está inspirada en leyendas que siguen vivas entre su población. Y Roberts aprovecha su encanto y fascinación para construir un relato terrorífico que habla de muertos que resucitan al caer la noche y de puertas misteriosas que no pueden atravesarse y que separan dos mundo incompatibles. Un argumento que insiste en las terribles consecuencias de transgredir unas normas sagradas.
Todo empieza en Bombay cuando María (Sarah Wayne Callies), una norteamericana que vive con su esposo Michael (Jeremy Sisto) y su hija Lucy, destrozada por la reciente muerte de su hijo Oliver, decide desplazarse hasta un siniestro lugar donde según una leyenda se puede contactar con los familiares muertos en un templo abandonado de una población cercana. Lo peor es que no puede evitar incumplir una norma sagrada, por lo que puede suceder algo terrible.

Este filme puede atrapar a algunos por su toque hinduista, por su escenario exótico, o por los elementos de la cultura y la religión de este país. Eso es la que la distingue de otras de este género, aunque la historia sea la misma. Aunque hay que decir que la banda sonora del compositor estadounidense Joseph Bishara le hace ganar bastantes puntos, y eso es de agradecer. A veces, una buena banda sonora puede salvar una película de un estrepitoso fracaso, de hecho hay películas que se recuerdan más por su banda sonora que por la historia en sí.
Durante esta última década o más, los amantes del cine de terror todavía estamos esperando ‘la película’ con mayúsculas, esa que nos haga salir de los cines con la sensación de que acabamos de ver un peliculón como los de antes, de estos dignos de tener su propio remake en un futuro, o incluso una saga. Pero mientras tanto, nos conformamos con pasar un rato entretenido, que no es poco.
Déjanos tu email
Te mantendremos informado de todas las novedades

Y serás el primero en enterarte de concursos y promociones exclusivas.

micolet
A %d blogueros les gusta esto: