Cine y Libros

PELÍCULAS / Otoño en Nueva York

goliath games
Recientemente volví a ver  la película Otoño En Nueva York y me volvió a emocionar. ¿A qué romántico o romántica no le gusta ver de vez en cuando un drama amoroso? Aunque sepamos que vamos a acabar con los ojos hinchados de tanto llorar no podemos evitar quedarnos pegados delante de la pantalla el tiempo que dura la película, viviendo y sufriendo la historia y aunque sea contradictorio, disfrutando de ella al mismo tiempo, y más si Richard Gere es el protagonista y más todavía si la historia transcurre en el marco incomparable de Nueva York en otoño, época del año en la que esta ciudad es más romántica.
Hay críticos que dicen de esta película que si no fuera por sus protagonistas (Richard Gere y Winona Ryder) pasaría desapercibida, que sería una del montón. Puede que sí o puede que no, nunca se sabe. ¿Pero quién puede saber si Love Story tendría el mismo éxito si sus protagonistas no fueran los inolvidables Ryan O’Neal y Ali MacGraw, o si estaría considerada una de las películas más románticas de todos los tiempos si no fuera por su maravillosa banda sonora?
Otoño En Nueva York es una historia de amor sin final feliz como tantas historias, un drama como muchos otros. Tal vez sea eso lo que la hace más romántica. Es de esas películas que no puedes ir a ver sin llevarte un pañuelo (o dos).

Richard Gere interpreta aquí a Wil Keane, un maduro empresario de 48 años dueño de varios restaurantes en Manhattan, un playboy que va de aventura en aventura sin comprometerse con nadie pues nunca se enamoró. Un día, en uno de sus restaurantes conoce a la jovencísima Charlotte Felding (Winona Ryder). Cuando sus miradas se cruzan ya no puede dejar de pensar en ella y no para hasta conseguir una cita. En un principio para él es una más de sus conquistas, pero hay algo en ella que la hace diferente a las demás: su rostro angelical, sus ganas de disfrutar de la vida, su juventud… Y cuando él le dice: “No te quiero engañar. Conmigo no tienes futuro, yo no aguanto mucho tiempo con la misma mujer”; y ella le responde: “Es justo lo que necesito pues yo no tengo futuro, me estoy muriendo”, en ese momento él se da cuenta de que por primera vez en su vida está enamorado. Acaba de encontrar el amor y por causas del destino lo va a perder irremediablemente. Al mismo tiempo que encuentra el amor conoce el dolor y así se lo dice a ella un día mientras pasean sobre las hojas secas de Central Park: “Tu me regalaste tristeza, alegría, sufrimiento, dolor, amor y vida”. ¿Pues qué es el amor si no una mezcla de todos estos sentimientos?
Yo no pretendo comparar esta película con “Love Story” ni con “Romeo y Julieta” o “La Dama de las camelias”, esos grandes dramas románticos, pues cada uno es único e irrepetible y para el que lo vive el más grande. Sencillamente es Otoño en Nueva York, otra historia de amor.

 

Déjanos tu email
Te mantendremos informado de todas las novedades

Y serás el primero en enterarte de concursos y promociones exclusivas.

micolet
A %d blogueros les gusta esto: