Entérate de lo Último

Un poco de todo de lo que nadie habla

¿Porqué Madrid Central será un desastre?

Octubre 1, 2019 - Tiempo de lectura: 3 minutos

Lo de "Madrid Central" no es nada nuevo, la inmensa mayoría de grandes capitales pusieron hace tiempo proyectos similares convirtiendo en peatonales algunas calles del centro o incluso de la periferia del centro. Es por ello que podemos viajar a los años 90 donde empezó esa "idea" y ver los resultados 30 años después y comprobar las consecuencias que tiene para los ciudadanos convertir una calle exclusivamente en peatonal.

El primer síntoma en todos los casos, la caída de las ventas en los comercios.

En el 100% de los casos los primeros en quejarse por el cambio son los comerciantes. La caída de ventas es prácticamente inmediata, ya que dejan de acudir los compradores de otras zonas que venían utilizando el coche para acercarse. Los comercios de barrio habituales, colmados, ferreterías, fruterías, librerías, carnicerías, papelerías, etc.. terminarán cerrando uno tras otro, ya que su clientela se verá menguada de forma drástica.

Llegan nuevos negocios

Tras la desaparición de los comercios tradicionales, poco a poco irán ocupando sus sitios otro tipo de negocios, todos ellos relacionados con la hostelería. Bares, restaurantes, taperias, pastelerias-bar todos ellos con sus respectivas terrazas. La calle peatonal parece ser una gran idea y el vecindario en general esta contento del cambio, pero con el tiempo esto también cambiará.

Mucha gente de barrios próximos se desplazan, sobretodo fines de semana, a la concurrida zona peatonal surtida de una gran variedad de establecimientos gastronómicos y donde poder disfrutar de una cerveza bien fría.

Los residentes que vieron las barbas de los comerciantes cortar

Años después, los propios residentes que fueron inicialmente los grandes defensores de la zona peatonal empiezan a sufrir las consecuencias, principalmente los fines de semana que ya empiezan los jueves por la tarde. El ruido del bullicio de la gente a sustituido el de los coches, dejando a estos en un mero susurro. Las fincas en las plantas bajas son las más afectadas por un ruido constante de conversaciones tremendamente molesto, acompañado de ruidos de sillas, vasos, botellas, etc..

Eliminar la circulación de los coches tiene consecuencias y es importante tenerlas en cuenta, la pérdida de los comercios tradicionales deja al barrio huérfano de algo tremendamente vital para la salud del mismo, y además fulmina la posibilidad de que en un futuro vuelva a surgir, el sector de la hostelería lo copará de forma sistemática sin posibilidad alguna para otro tipo de negocios.

Tags

    Tags