Reseñas

SERIES / “Sabrina y sus amores” / Un clásico para recordar

Érase una vez una niña que vivía con su padre en una casita muy pequeña al lado de un castillo del que los separaba un gran muro en el que había una puerta que siempre estaba cerrada. En los jardines del castillo se celebraban muchas fiestas a las que acudía gente muy elegante y la niña las contemplaba subida a la copa de un árbol que había al lado del muro. Y así, la niña se enamoró de uno de los dos príncipes del castillo (del más joven) y soñaba con que algún día ella bailaría con él en una de esas fiestas, que iría con un elegante vestido y que él se enamoraría de ella. Pero un día la niña se hizo mayor, atravesó la puerta, y los dos príncipes se enamoraron de ella.
El castillo es una mansión en Long Island; los príncipes son David y Linus Larrabee, dueños de una gran empresa de comunicaciónes de Nueva York; y la niña es la hija del chofer de la familia, Sabrina Fairchild, que vive con su padre en una pequeña habitación encima del garaje.
Harrison Ford y Julia Hormon están soberbios en esta película que ya cumple 20 años. Nominada a 2 Oscars y a 2 Globos de Oro, “Sabrina y sus amores” es ya todo un clásico.
Cuando la hija del chofer vuelve de París después de estar allí dos años trabajando para la revista Voge, nadie reconoce a la preciosa mujer en la que se convirtió. David Larrabee, el hijo menor y el amor de su vida, se enamora perdídamente de ella y la invita a una fiesta que van a celebrar esa misma noche. Pero lo que ella no sabe es que en esa fiesta no va a bailar con David, el hermano guapo y divertido, sino con Linus, el mayor, un hombre frío y calculador capaz de hacer cualquier cosa con tal de no perder un buen negocio, pues eso es ahora Sabrina para él, un negocio. Y para evitar que David rompa su compromiso con una rica heredera que será muy beneficioso para su empresa, aprovecha un accidente de David para enamorar a Sabrina.
Sabrina y Linus pasan unos días juntos. Ella le habla de París y le cuenta lo feliz que fue allí y él le hace creer que es una persona completamente distinta a lo que en realidad es. Cuando ella descubre el engaño, coge el primer vuelo a París pero Linus, que también se enamoró por primera vez en su vida, coge un avión todavía más rápido, el Concord, y llega antes que ella. Al verla él le dice: “Una vez me dijiste que París siempre era una buena idea”… Y le pide perdón, y le jura amor eterno, y claro ella le perdona, se besan y viven felices…

Nos encanta esta película. Nunca nos cansamos de verla.

 

Déjanos tu email
Te mantendremos informado de todas las novedades

Y serás el primero en enterarte de concursos y promociones exclusivas.

Ana Isabel

Ana Isabel Domínguez Orol
Fundadora y autora del blog Entérate de lo último
http://enteratedeloultimo.es/

  • Entérate de lo último

    .

  • Luis Perez

    Como me gusta recordar clásicos…

  • noemi

    que bonita, haber si la veo.
    besitosss noe

  • Maria Carbonell

    es preciosa, yo la he visto 4 veces y siempre me emociono….

  • Jose Caramelos

    Preciosa una pasada debonita

  • José Manuel Flor

    Sus diálogos son deliciosos, de lo mejor escuchado en el cine americano. Hay también una visión negra del mundo de
    los negocios, donde triunfan los tiburones sin corazón.

  • Vicтσя ખ™☼ فيكتور

    una bonita historia

  • Angel Garcia Lopez

    Que buenos recuerdos viendo ésto…

  • muy romantica me encanta

  • Ruth Sanjuan

    Es muy binita