Reseñas

LECTURA / Reseña del libro “Y tú no regresaste” de Marceline Loridan-Ivens

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 75
SINOPSIS:
La dramática lucha de una chica de quince años por sobrevivir en una situación que ha pasado a la historia como paradigma de la máxima depravación de la que es capaz el hombre queda plasmada con una voz asombrosamente desprovista de sentimentalismo y autocompasión. En su lucha imposible contra una fuerza aplastante, Marceline narra los hechos cotidianos con la frialdad y la distancia de quien, incluso después de setenta años, no puede permitirse ni siquiera el sufrimiento; de alguien que invirtió hasta la última fibra de su persona en un solo fin: salir con vida del infierno y honrar así las palabras de su padre. Pero más allá del conmovedor homenaje de una hija a la única persona en el mundo a la que pudo amar de verdad, estas páginas exhalan un reconfortante soplo de energía y vitalidad, una demostración palpable de la insondable capacidad del ser humano para sobreponerse a los desafíos más extremos que su propia especie le presenta.

Y tú no regresaste” es sin duda un libro difícil, y no hablamos de difícil en el sentido de aburrido, para nada, sino en el sentido de que la historia que se nos narra en él es difícil, muy difícil de digerir. Y es que estamos hablando de un relato que está basado en una historia real, y que además está contado en primera persona por boca de su protagonista, la propia escritora, que con este libro ha querido rendirle una especie de pequeño homenaje a su padre.
La historia nos remonta a los tiempos de la Segunda Guerra Mundial y a la adolescencia de Marceline, una niña judía a la que con apenas 15 años le tocó vivir, junto a su padre y otros miles de personas, el horror y la barbarie más absolutos que nadie se pueda imaginar. Porque sí, hoy, a sus 86 años de edad, Marceline Loridan-Ivens puede presumir, o no, (la verdad es que esto es muy relativo), de ser una de las supervivientes de uno de los mayores campos de exterminio nazi, el campo de concentración de Auschwitz.

«Tú podrás regresar porque eres joven, pero yo ya no volveré.»

«Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré.» Esta fue una de las últimas frases que Marceline escuchó por boca de su padre cuando eran deportados, una de las últimas veces que tuvieron ocasión de hablar ya que a partir de ahí sus caminos se separan: ella termina en Birkenau, el campo de concentración femenino en la campiña a las afueras de Auschwitz, y su padre es encarcelado en Auschwitz.
Ambos fueron presos y usados como esclavos por el simple hecho de ser judíos, y también testigos de los horrores que allí se vivían a diario: ambos respiraban día y noche el olor a muerte que inundaba todos los recintos debido a los miles de asesinatos que se producían a diario en las cámaras de gas, ambos fueron testigos de como la gente moría de extenuación debido al trabajo agotador y a la falta de alimentos, ambos fueron testigos de como la gente sucumbía a suicidarse tirándose contra los tendidos eléctricos antes de seguir aguantado un segundo más allí; pero a pesar de todo, ambos lucharon con todas sus fuerzas por seguir con vida y con la esperanza de poder salir de allí algún día para reunirse con su familia.
Al final, la última frase de su padre podría decirse que fue premonitoria: ella sobrevivió, él no. Sin embargo, el dolor y  el trauma que aún viven dentro de Marceline nos hacen pensar que quizá, solo quizá, ella prefería no haber salido con vida de aquel lugar, no hay más que leer las últimas palabras con las que cierra el libro, son duras, aunque a la vez esperanzadoras.
El relato no es demasiado extenso, se lee de un tirón, y lo cierto es que se trata de una lectura muy intensa. Es increíble, pero a pesar de estar narrándonos unos hechos tan inhumanos, el libro atrapa tanto que quieres continuar leyendo sin parar hasta el final, con cada página solo sientes deseos de saber más. Quizá es morbo, quizá curiosidad, o quizá simplemente es el deseo de conocer, por boca de una persona que lo vivió en sus propias carnes, esa parte de nuestra historia que por desgracia, y repetimos, por desgracia, ocurrió y es real…
Sea como sea este libro plasma por completo la realidad del día a día en los campos de concentración. Y lo hace de una forma cruda y fría, sin dramatismos ni demasiados sentimentalismos, y sin dejarse llevar por la autocompasión… Creemos que es algo normal, porque alguien que ha sido testigo de tanto horror y de tantas masacres y que ha podido sobrevivido a ello, se vuelve duro por pura necesidad.

 

descubre_mas_150

Déjanos tu email
Te mantendremos informado de todas las novedades

Y serás el primero en enterarte de concursos y promociones exclusivas.

Ana Isabel

Ana Isabel Domínguez Orol
Fundadora y autora del blog Entérate de lo último
http://enteratedeloultimo.es/

  • Entérate de lo último

    .

  • Carolina Requena

    Parece un libro realmente interesante, me lo miro. ¡Gracias!

  • Ana Isabel Sastre

    Gracias por la reseña.

  • Antonia López

    Muy buena reseña, y el libro creo que merece la pena.

  • Charo Romero Álvarez

    me atrae mucho y quisiera leerlo.

  • Ana García

    La verdad es que tiene muy buena pinta, siempre me han gustado mucho los libros basados en hechos reales.

  • Gemma Maria

    Merece la pena leerlo. Saludos

  • Laura Vázquez

    Pues mira que no es del tipo de libros que me suelen gustar pero me has dejado con las ganas!

  • Lorena Mediano

    Tiene muy buena pinta, parece bastante bueno, graciass

  • Aquilino Vazquez

    Tiene buena pinta genial.Me gustan los relatos en hechos reales.Genial !!

  • Tatiana Segovia

    Me lo apunto, es de esos libros q hay que leer.

  • Beatriz Prieto

    Que dura debió de ser la experiencia, me apetece mucho leer este libro, gracias por tu reseña.